Tanto hablar de los parabienes de nuestro mitificado gadget, no nos deja apenas espacio para la autocrítica.

Pues bien, he aquí una lista de 5 tipos de aficionados que no deberían comprar un iPad:

  1. Aficionados a la lectura: los libros se terminaron. Si no has visto Farenheit 451, es buen momento para descargarlo. Olvídate de esas tardes de intimidad entre  tu libro de Kierkegaard y tú. Una vez un iPad entra en tu casa, puedes ir vendiendo tu biblioteca  en la cuesta del Moyano. No hay manera humana de llevarte un libro y el iPad a la cama, y que el libro le gane la partida. El iPad es “la banca siempre gana” del mundo del ocio.
  2.  

  3. Aficionados a la vida contemplativa: ¿qué me voy a pasar sentando en la posición del loto o colgado de la barra de armario, minutos que se hacen horas, pudiendo estar navegando, tuiteando, o viendo el último video del “magufo” de moda? Va a ser que los términos anacoreta y digital, son tan incompatibles como Fabra y el Bigotes respetando la legislación vigente.
  4.  

  5. Aficionados al deporte: ¿Búscando tiempo para ir al gym? Si antes te parecía difícil superar la perrería, ahora simplemente puedes quedarte viendo Ciudad K y menospreciar la vigorexia, como nuevo intelectual de izquierdas.
  6.  

  7. Aficionados al “sindrome del inbox”: ¿eres de los que necesitas consultar tu correo constantemente para sentirte aceptado por un mundo que crees lejano y hostil? Pues tampoco te compres un iPhone, Blackberry o Android si quieres seguir conservando tu trabajo.
  8.  

  9. Aficionados a dejar el cerebro en la puerta de casa: se acabaron los días de vino y despreocupaciones. Tristemente tendrás que recogerlo del felpudo donde lo dejaste, para leer todos esos blogs interesantes, jugar a esos juegos de al menos dos neuronas y echarte unas risas con los últimos hits de YouTube.
  10.  

Y como corolario (pongámonos el disfraz de serio) podría decir lo siguiente: Si realmente aprovechas esos ratos de ocio/relajación en tu casa, para poner en orden todos tus asuntos laborales y personales, mejor olvídate del iPad (y te lo dice un fanboy).

Para todos los demás: Enjoy your iPad!