Pese a riesgo de ser reiterativo, al final queda claro que el iPad es un iPhone de Bilbao.