Rumores, misterios o interrogantes apuntan una inmediata presentación del iPad 5 para el mes de septiembre u octubre de 2013. Rumores que a falta de confirmar por la manzana, alimentan como estrategia de marketing otra vez, las especulaciones y comentarios sobre lo que vendrá o no. Por hablar que no quede.
A nuestro modo de ver son 5 los interrogantes que envuelven a el nuevo iPad 5:
  1. Las novedades técnicas. Después de cambiar el iPad 3 al 4 sin pena ni gloria en cuanto a novedades técnicas, se desconoce que saltos cualitativos dará la nueva máquina. ¿más potencia en su procesador?
  2. Las conexiones. ¿cambiarán por tercera vez su conector? ¿el conector dock lightning es el definitivo? Si queremos compradores nuevos de iPad, pues a cambiarlo.
  3. El grosor de la pantalla. ¿te parece manejable el iPad? Yo creo que sí, si lo comparamos con un ordenador portátil. De hecho, el refinamiento puede venir por aquí, si cabe. Con un cuerpo más delgado, menos pesado, con una pantalla que no se si será tan fina como la del iPad mini, o con tanta resolución como las nuevas de Samsung. Aún así apostaría por la gloria de mi madre que los cambios vienen por la estética. Más que nada porque la sensación de cambio siempre viene asociada a la percepción física.
  4. La compatibilidad con otros sistemas operativos. Con la Iglesia hemos topado. Podemos poner al mano en el fuego que ni en Apple se piensa compatibilizar el iPad con la Suite de Office ni va a cambiar la forma de gestionar las app. Al enemigo ni agua.
  5. El nombre. Algo importante. No es lo mismo llamar a un hijo Andrés que Kevin Cristian, Luis que Judas.Y luego también por la rima. Te imaginas que te compras este nuevo iPad y en una conversación con amigos te preguntan. Sabes, ¡me he comprado un iPad!; ¿cuál?; El iPad 5; (ja, ja, ja,.. pues por el……). Aquí te dejo un enlace de las rimas de los números.

Si el tito Jobs levantase la cabeza…